GROWMED: Feria de Cannabis Medicinal

La feria de Cannabis más grande jamás realizada en España. Esto es GROWMED, otra mirada a los usos y consumos del Cannabis.


Principios de la campaña Use Responsibly

5/04/2013 5:18 pm

1.- Aprende a elegir el momento. Disfrutar de los efectos del cannabis implica elegir

adecuadamente aquellos lugares, circunstancias y contextos que sean más adecuados

para utilizarlo. Saber elegir bien ayuda a disfrutar mejor los efectos agradables y

disminuir los negativos. Los efectos dependen en parte de la sustancia, pero también

están en relación con el individuo que las consume y el contexto en que lo hace. Hay

momentos que son más propicios que otros. Algunos ejemplos de situaciones en las que

el consumo no suele ser adecuado pueden ser fumar a primera hora de la mañana, como

respuesta a circunstancias estresantes, en momentos y tareas que exigen

concentración… El consumo de cannabis siempre está contraindicado cuando la salud

de terceras personas pueda verse afectada (embarazo, lactancia, conducción de

vehículos, realización de actividades peligrosas…).

2.- Cuida tu relación con el cannabis. Es uno mismo quien debe observarse y

reflexionar sobre la forma en que se utiliza la sustancia y el lugar que ocupa en su

vida. Hay que estar atentos ante posibles señales que indiquen que el consumo pueda

estar teniendo alguna repercusión en la vida laboral, familiar o social. Para muchos

consumidores el cannabis no supone un problema significativo en sus vidas pero hay

personas a quienes les puede resultar difícil mantener el control sobre la sustancia. En

general, los consumos esporádicos, ocasionales, en tiempos de ocio implican menos

riesgos que el uso habitual o cotidiano.

3.- La vía más frecuente para utilizar cannabis (fumado) produce sustancias que

son irritantes para el aparato respiratorio y pueden facilitar la aparición de

problemas de salud. Los filtros pueden ayudar a retener parte de las partículas tóxicas

que se generan durante la combustión El uso de vaporizadores evita este tipo de riesgos.

La vía oral (tartas, trufas, galletas, mantequilla…) tiene sus propios inconvenientes, ya

que es mucho más complicado controlar la dosis, los primeros efectos tardan en

manifestarse y duran más que al fumar. Así, la aparición de cuadros de intoxicación es

mucho más frecuente.

4.- El efecto adverso agudo más frecuente del cannabis son los cuadros de hipotensión

ortostática (chino, amarillo, blanca, chungo, pálido, blancaza…). Si después de fumar

sientes mareo, ganas de devolver, sudoración…es importante tumbar a la persona

con las piernas en alto y la cabeza ligeramente ladeada durante unos minutos y

después ayudarle a levantarse poco a poco. No es necesario dar bebidas azucaradas

en un primer momento y no se deben dar alimentos sólidos por el riesgo de

atragantamiento. En la gran mayoría de los casos estas medidas son suficientes para

solucionar el problema en pocos minutos. De no ser así, conviene buscar ayuda

especializada.

5.- También son relativamente frecuentes los cuadros de ansiedad, sobre todo en

personas no habituadas, al utilizar la vía oral o con variedades potentes. En estos

casos conviene tranquilizar a la persona, llevarla a un lugar tranquilo, hablar de forma

calmada, ayudarle a controlar la respiración… las medidas de apoyo psicológico suelen

ser suficientes, pero si la situación se prolonga, la persona hace o dice cosas

incoherentes o existe agresividad hacia otros o hacia uno mismo es conveniente buscar

ayuda.

6.- No existen evidencias científicas de que el uso de cannabis sea la causa directa de

trastornos de tipo esquizofrénico o psicótico en la población general. Sin embargo, en

algunas personas susceptibles el uso de cannabis puede ser un factor de riesgo para

desencadenar un trastorno latente. Si existen antecedentes de reacciones psiquiátricas

graves por el uso de drogas o historia familiar previa de trastornos psicóticos, si has

tenido pensamientos extraños de forma recurrente o los demás se han preocupado por

tus reacciones después de fumar, el uso de cannabis se considera contraindicado.

7.- A nivel neurocognitivo, los riesgos más importantes del cannabis tienen que ver con

sus efectos sobre la memoria. El cannabis tiene efectos sobre la memoria reciente (la

capacidad para aprender y retener nuevos conceptos). Este efecto es dependiente de la

frecuencia y dosis (es más notable en consumos frecuentes y dosis elevadas) y es más

acusado en fumadores poco habituados. Por lo general revierte al cabo de unas semanas

de abstinencia. En la práctica, se desaconseja el consumo en periodos y etapas

vitales que impliquen trabajo intelectual, por su posible influencia en el rendimiento

escolar o académico.

8.- Las personas que fuman de forma habitual desarrollan tolerancia

farmacológica a los efectos de los cannabinoides. El cuerpo se habitúa y es necesario

incrementar la dosis para conseguir los mismos efectos. La única forma de evitar este

efecto es no hacer del uso del cannabis algo habitual y tomar descansos por temporadas.

9.- Al probar variedades nuevas de las que no conoces su composición sé prudente

y empieza con una pequeña cantidad hasta notar sus efectos. Existen marihuanas

diez veces más potentes que otras, o plantas que expresan distinta concentración de

cannabinoides. Hay que tener en cuenta, además, que la tolerancia hace que dos

personas puedan tener reacciones distintas ante una misma cantidad.

10.- La mezcla con otras drogas puede potenciar alguno de los riesgos y efectos

desagradables del cannabis. Por ejemplo, dosis altas de alcohol facilitan la aparición

de cuadros de hipotensión y la mezcla con estimulantes (cocaína, speed…) puede

predisponer a episodios de ansiedad. Los efectos de algunos psicodélicos (LSD,

ketamina, hongos…) también pueden verse potenciados por el uso simultáneo de

cannabis.

11.- Existen riesgos legales: la tenencia y consumo en espacios públicos se castiga con

sanción administrativa y multa mínima de 300 euros. La venta, incluso de pequeñas

cantidades, puede considerarse un delito que de lugar a un proceso por vía penal. Si

cultivas procura ser discreto y maneja sólo cantidades que puedan justificarse para tu

consumo propio.

12. El cannabis es una sustancia que puede aportar experiencias interesantes si se

usa con respeto. Produce euforia, puede rebajar tensiones y hacer ver los problemas

cotidianos desde perspectivas diferentes. También puede aportar un deleite especial en

la sensibilidad sensorial como escuchar música y aportar pensamientos novedosos a las

ideas que nos rondan. Por eso utilizar del cannabis para disfrutar de estos placeres es

utilizar la planta, mientras que consumir cannabis por el mero hecho de intoxicarse es

ser utilizado por la planta. Utiliza el cannabis con inteligencia y él te lo agradecerá